Si eres de los que dice que en el centro de Madrid no hay espacio para el buen comer, has llegado al lugar indicado y en el momento preciso porque comer rico, asequible y a un paso de Gran Vía no es tan complicado como parece, solo hay que saber dónde ir. Dejando a un lado la cara B de la calle, aparecen esos enclaves gastronómicos que convierten Gran Vía en un paraíso foodie, ¡tal y como debe ser!

Somos Garra, la cara más chic de Gran Vía

Si crees que el centro de Madrid es puro bullicio es porque no conoces la propuesta del Barceló Torre de Madrid, un hotel muy cercano y humano que te hará sentir que el lujo está al alcance de cualquiera. Unos valores que también dejan huella en la propuesta gastronómica de Somos Garra, el Foodie Social Club de Esteban Arnáiz, fundador del Grupo Le Cocó. SOMOS es un restaurante dual, ya que cuenta con una carta diurna (Somos Day) con platos más contundentes como la Alcachofa rellena de ‘txangurro’, y una carta nocturna (Somos Night) con propuestas más ligeras y llevaderas como la Brocheta de pollo satay, ensalada de brotes, cítricos y salsa de cacahuete, para ir a la cama saciado pero no hinchado. GARRA es el bar, situado junto al lobby del hotel, en el que encontrarás una carta de cócteles eclécticos creados por el Barman ejecutivo Doru Timoce. Y ojo porque en el bar maridan las noches del fin de semana con sesiones de música en directo (viernes) y Dj’s (sábados). Propuesta cinco estrellas para los que buscan experiencias de gran altura.

www.somosgarra.es

Buns and Bones, un sí a la comida asiática

¿Comida asiática de calidad en el centro de Madrid? Sí, sí, SÍ. A la entrada de la calle San Bernando, a treinta segundos caminando de Gran Vía, localizamos a un pionero de la gastronomía: Buns and Bones, los encargados de popularizar los ahora bien conocidos baos -los bocatas chinos- y los pioneros en traer a la ciudad el poke, el plato hawaiano de moda del que preparan cuatro versiones muy singulares, ¿la más curiosa? El Poke de Tofu, ideal para veganos. En es su segunda casa (el primer establecimiento se encuentra en el Mercado de Antón Martín y el tercero en el barrio de Moncloa) siguen apostando por el pequeño comercio y por la calidad de la materia prima, por eso gran parte de lo que se cocina se compra en el ya mencionado Mercado de Antón Martín. Bajo la etiqueta de Street Food encontramos una carta para chuparse los dedos y para relamerse, con el Pulpo a la brasa o con el Churrasco a la parrilla. Y si crees que aquí todo es comer y beber no vas muy desencaminado, pero lo cierto es que también cuentan con el speakeasy, un espacio privado preparado para cenas íntimas, eventos o sencillamente para acabar la noche con un par de cócteles en mano. ¿Quién dijo que segundas partes nunca fueron buenas?

www.bunsandbones.com

Five Guys, una oportunidad a la comida rápida

Por desgracia no siempre contamos con el tiempo necesario para darnos un homenaje, y a veces no queda más remedio que la comida rápida. Puestos a elegir entre las opciones de comida rápida que ofrece Gran Vía acabamos en Five Guys, las favoritas de Obama. De sus burgers se han dicho muchas cosas -buenas y malas- pero es algo que únicamente podrán juzgar los que vivan la “experiencia” en persona. Todo tiene sus dos caras: desde el bailoteo que se traen en cocina hasta la dificultad de encontrar mesa en las horas puntas. Quizás no son las mejores burgers de la Gran Vía, pero hay que probarlas y vivir esa sensación de viajar con el paladar por un día. Si te va la marcha, te dejarás embaucar por los 15 toppings que puedes llegar a añadir a tu hamburguesa, y gratis.

www.fiveguys.es

Perro Bar, perritos calientes con etiqueta de autor

A mitad de Gran Vía también hay hueco para la comida rápida de autor. No lo pienses mucho, sube al Gourmet Experience de El Corte Inglés de Callao, busca tu hueco en la barra de Perro Bar y déjate la vergüenza en casa porque aquí se come con las manos y mancharse es casi obligatorio. En la ubicación original de StreetXo nos topamos con unos expertos en salchichas que llevan dos años trabajando duro para ser el número uno en Gran Vía. Eso sí, aunque aquí se estilan las salchichas, los que no quieran irse de la ciudad sin conocer el auténtico sabor de Madrid: el Bocata de calamares, entre el Pan gallego el calamar frito en Aceite de Oliva y Salsa de Aceitunas. El bocata de La Plaza Mayor lo tiene cada día más jodido.

www.facebook.com/perrobarcallao

El Porrón Canalla, comer y beber van de la mano

A la espalda de Primark, en la entrada de la calle Ballesta, te están esperando para que te des un festín con las manos. El nombre del local ya te avisa, aquí se bebe de porrones; de cerveza, vino y manzanilla, tragos perfectos para acompañar a unos bocatas muy castizos que aquí reinventan. En El Porrón Canalla se llevan los bocatas de madre. Sí, como aquellos que tu madre preparaba a la hora de la merienda y el almuerzo pero con productos de primera y con matices muy novedosos. La carta de bocatas es sencilla pero al elaborarse cada uno de ellos con el mejor producto, se consigue un apellido de primera en cada una de sus creaciones, desde el Bocata de sobrasada del payés con huevo frito hecho al momento hasta el Bocadillo de tortilla de patatas casero, el Bocadillo de bonito del Norte o el Bocadillo de carrillera de ibérico. Pero la receta del éxito no acaba aquí, Juanjo López de La Tasquita de Enfrente, y sus socios saben que estos bocatas no son perfectos sin un buen pan, que aquí sirven en tres formatos: mollete, barrita artesana y bastones. Nunca antes una bocadillería había sido una parada tan delicatessen.

www.elporroncanalla.com

La Carmen, renovación gastronómica en la Plaza del Carmen

La Plaza del Carmen necesitaba un cambio y el primer paso ha sido la reciente apertura de este restaurante en el que el buen comer no hace daño a la cartera. Hablamos de La Carmen, lo más nuevo del Grupo La Mucca, un lugar de corte chic ideal para esas reuniones a primera hora del día, para comer algo rápido al medio día, o para tomarse un copazo en la terraza al salir de trabajar. Techos altos, un gran ventanal y las vigas de madera son solo el contexto en el que se enmarca una comida muy democrática que puede gustar a cualquiera, desde ensaladas, pescados y carnes hasta pizzas. La opción más asequible para el día a día es el menú diario que cambia semanalmente y que incluye pan, bebida, primero, segundo y postre o café. Entre los hits gastro se encuentra la Pizza de boletus, Huevos rotas con chistorra o el T-bone. Los más paladares más conservadores se convertirán en fieles.

www.lamuccacompany.com/la-carmen

La Primera, el benjamin de Gran Vía

Llegamos al final de Gran Vía, o mejor dicho al principio. La Primera es nuestro último romance del día porque es un flechazo a primera vista que supera toda expectativa y porque pese a ser el benjamín vas a querer repetir. En la cocina un viaje hasta Cantabria con propuestas que van desde lo más clásico como las Rabas de Santander o las Anchoas de Santoña, a los platos más actuales con el Tartar de Aguacate y Salmón Ahumado de “Las Coruñesas” o el Arroz Puntalette Tratado como Risotto. En la sala un lugar para sentirte como en casa, y no solo porque puedes observar desde la paz el bullicio de la ciudad, también porque puedes hacerlo desde primera hora del día con un café y un Pincho de tortilla con bonito, el bestseller de la carta. Esto, debe ser, lo que llaman el gran Sueño Americano, pero en versión foodie.

www.restaurantelaprimera.com

Si después de llegar hasta aquí vuelves a decir que en el centro de Madrid no hay un sitio para comer decente… con la mano en la patata tendré que decirte que no tienes remedio. Y como dirían los listillos… son todos los que están pero no están todos los que son. Algunos de los grandes han quedado fuera como las deliciosas burgers de Burnout -para aquellos que valoran una buena hamburguesa-, o la increíble comida asiática de Lamian by Soy Kitchen -para aquellos que quieren flipar viendo a los más peques de la casa comer ramén con la naturalidad con la que yo, de pequeño, comía huevo frito.