¿Te gusta comer bien pero te da pereza cocinar?

Si ese es tu caso, te vas a enamorar de la TORTILLA VAGA, una especie de tortilla -similar a la tortilla francesa- pero mucho más rica, original y sabrosa.

La tortilla vaga es la tortilla perfecta para perezosos. ¿El motivo? Es una tortilla a la que no hay que darle la vuelta para terminar de cocinarla.

A diferencia de la tortilla francesa que enrollamos y mezclamos, la tortilla vaga solo se hace por un lado con unos movimientos circulares.

Esto hace que sea una receta extremadamente fácil y rápida de preparar.

Además, es la solución perfecta para esas noches en las que no te apetece hacer la cena.

Otro gran punto a favor de esta tortilla, es que puedes añadir cualquier ingrediente que tengas por casa. ¡Ideal para no desperdiciar ningún alimento!

La tortilla vaga se empezó a extender hace unos años gracias a Sacha Hormaechea. Él la elabora con morcilla ibérica (en embutido), piparras encurtidas, puerro confitado o cebolleta morada en juliana fina, sal, pimienta y aceite.

Sin embargo, la tortilla vaga se ha ido extendiendo y cobrando popularidad. Por ejemplo, es uno de los platos estrella de La Burlona (un modesto bar de Lavapiés que lo está pegando fuerte). Aquí preparan dos versiones; una con bacalao, piparra y emulsión de perejil y otra con cecina y espárragos.

Cómo prepararla

Evidentemente, la base de la tortilla son los huevos. Si son camperos, la tortilla será mucho más sabrosa.

Para preparar la base de la tortilla necesitas entre 3-4 huevos (al gusto).

Una vez que tengas los huevos en un bol, añade un pellizco de sal y bate los huevos hasta conseguir una consistencia homogénea.

Si no eres muy fan del sabor del huevo en formato tortilla, puedes añadir chips de patatas fritas de bolsa machadas. Mézclalas con el huevo y deja reposar la mezcla unos 15 minutos.

Llegados a este punto, solo tendrás que precalentar la sartén con un poco de aceite y añadir los huevos. Así, conseguirás la base de la tortilla vaga.

Y llega el momento de innovar. Cuando tengas la mezcla a la sartén, debes añadir los ingredientes de tu original tortilla.

Puedes incluir cualquier ingrediente que tengas por casa para crear tu versión de la tortilla vaga.

Por tanto, lo guay de esta tortilla es que podrás hacer miles de versiones, ¡y nunca te cansarás de comer tortilla vaga!

A continuación, te voy a enseñar varias versiones que puedes hacer con esta base de tortilla. ¡Apunta y saborea!

Tortilla vaga con chorizo y espárragos

tortilla vaga

Si al comer te gusta encontrar un nuevo sabor en cada bocado, la tortilla vaga con chorizo y espárragos te va a cautivar.

Para la receta vas a necesitar:

  • 3 huevos
  • Patata fritas de bolsa
  • Espárragos
  • Chorizo
  • Espinacas
  • Albahaca
  • Mayonesa

1. Bate los 3 huevos y añade unas patatas fritas de bolsa machacadas. Añade un poco de sal y mezcla todo bien y deja reposar la mezcla unos 15 minutos.

2. Mientras tanto, corta los espárragos y saltéalos en la sartén hasta que cojan un poco de color. Una vez cocinados, resérvalos.

3. A la par puedes preparar una mayonesa verde. Para ello, añade en un vaso de batidora la mayonesa con las espinacas y la albahaca. Bate hasta conseguir una salsa con cuerpo pero ligera.

4. Con el fuego al mínimo, añade la mezcla de los huevos con las patatas a la sartén. Después coloca por encima el chorizo y los espárragos al gusto. A continuación, cubre la sartén con una tapa y deja que acabe de cocinarse a fuego mínimo durante 1 minuto.

5. Una vez en el plato, decora la tortilla con la salsa de mayonesa verde.

Palabrita: es una de las versiones de la tortilla vaga más deliciosas que he hecho nunca.

Tortilla vaga con mortadela italiana y cebolla morada

tortilla vaga

Si te gustan los sabores clásicos y las propuestas más convencionales, apuesta por la tortilla vaga con mortadella italiana y cebolla morada.

Para esta versión de la tortilla vaga vas a necesitar:

  • 3 huevos
  • Patata fritas de bolsa
  • Mortadela italiana
  • Cebolla morada

1. Bate los 3 huevos y añade unas patatas fritas de bolsa machacadas. Añade un poco de sal y mezcla todo bien y deja reposar la mezcla unos 15 minutos.

2. Cocina durante un par de minutos la cebolla morada.

3. Con el fuego al mínimo, añade la mezcla de los huevos con las patatas a la sartén. Coloca por encima la mortadella italiana y la cebolla morada. Cubre la sartén durante 1 minuto.

Secreto: si te gusta el sabor de la cebolla cruda, te recomiendo no cocinar la cebolla. Ahorrarás unos minutos y el sabor de la tortilla vaga será más intenso.

SI QUIERES DEVORAR TODOS LOS PLANES APÚNTATE AL NEWSLETTER