La patata sabe a la llamada de tu mejor amigo en un mal momento. Nos acompaña en esos días en los que hay ganas de todo, y de nada (a la vez). La patata puede no ser sana (si le das caña al aceite) pero a la vez nos sana. Solo ella, y nadie más, es capaz de sacarnos media sonrisa en un mal día y aunque suele ser un producto fácil de cocinar, a veces el proceso de cocinado es algo lento. Y no, no hablo de un primer beso. Por ello, por aquí va la receta definitiva para esos días en los que levantarse de la cama duele pero que, con esta receta, compensa.

Patatas al horno: sanas y saludables. Rápidas de cocinar y bajas en grasa para subir bien el ánimo.

Patatas al horno con especias (Ingredientes)

7 patatas nuevas de tamaño mediano

1 cucharadita de sal

1 cucharadita de ajo en polvo

1 cucharadita de tomillo

½ cucharadita de pimentón dulce

¼ de cucharadita de pimienta

2 cucharadas de aceite de oliva

Cómo cocinar las patatas al horno

Precalienta el horno a 180º con calor arriba y abajo.

Mientras tanto lava la patata (con piel) en abundante agua. Después córtalas por la mitad a la larga, y en varios trozos hasta conseguir la forma idónea.

Añade la patata troceada en un cuenco grande. Es hora del sabor (Voz de Samantha de España incluida). Ahora espolvorea la sal, la pimienta blanca molida, el ajo en polvo, el pimentón dulce, la pimienta, el tomillo y el aceite de oliva. Revolvemos las patatas con las especias hasta que tengan un color uniforme.

Toca despreocuparse. Extiende el papel de hornear en la bandeja del horno y distribuye las patatas de forma homogénea. ¿Listx? Pues al horno durante unos 40 minutos y ¡tachán!

Decóralas con cebollino y (si eres un foodie atravidx) acompáñalas de mayonesa casera.

receta patatas al horno

La patata es como esos polvos cortos que, a veces, resultan ser buenos. Tardas más en cocinarlas que en comerlas y luego te preguntas por qué no habrás hecho más. Siempre quieres más.