Madrid es una ciudad que te permite viajar sin levantarte de la mesa. En calle Atocha (a medio camino entre el barrio de Las Letras y Lavapiés) se sitúa una nueva parada obligatoria en la capital: Páru Inkas sushi & grill, un restaurante de comida nikkei que fusiona lo mejor de Perú y Japón.

Páru es el nombre elegido para el exitoso concepto que ya triunfa al otro lado del charco, en nada más y nada menos que 7 direcciones. Nace de la mano de Jann Van Oordt, un reconocido chef peruano que llevó la fusión peruano-oriental a Argentina. En la capital aterriza de la mano del popular chef Javier Brichetto, que aporta un toque único a la propuesta de cocina cruda, al grill, macerada, etc, a través de técnicas nativas de su país.

Destaca la calidad de la materia prima (prometido que lo entenderás al primer bocado) y la gran imaginación que hay en cada plato. La carta está pensada para compartir y los bocados van desde diferentes piezas de sushi hasta ceviches.

Comida nikkei en el centro de Madrid

Entre los must están los Inkas sushi, unos originales rolls que se enrollan con una técnica única con la que se consiguen rellenos más contundentes y menos cantidad de arroz. Así consiguen un balance muy especial entre los novedosos ingredientes andinos y el cuidado de la técnica japonesa.
Sobresale el Sake Lake con salmón laqueado, palta y queso con mayonesa de rocotto, teriyaki y praliné de maíz y el de Mariscos Limeños con langostino, cebolla caramelizada y queso, con crema de ajiés y chipirones crocantes. Imprescindible también el nigiri Anticuchero, de corvina con marinado anticuchero, huevo de codorniz y tobiko. Para mi el mejor bocado de todo lo que probé.
restaurante paru
restaurante paru
restaurante paru
El sabor más característico del mar llega a través de los tiraditos, como el Car-Passion con láminas de salmón, miel de maracuyá e hilos crujientes o el Tataki de atún con emulsión de aguacate y saricha. También con los ceviches, un clásico peruano. Destaca el de corvina fresca marinada en leche de tigre y ajíes peruanos o el Nikkei, de atún de leche de tigre oriental y wantán crocante.
Si pasamos a los platos calientes cuentan con diferentes woks y carnes de corte japonés que salen cocinadas a la brasa de carbón con dos estilos diferentes, peruano y japonés. Uno de los platos estrella es el Lomo Saltado, un clásico peruano acompañado de arroz y patatas fritas. También el Lomo al Anticucho, con una salsa clásica peruana a base de ají panca, comino, vinagre y aceite. Estos platazos se pueden maridar con los cócteles que salen de Páru Inkas Bar, donde marinan sus propios piscos con sabores tan originales como fruta de la pasión, chile y canela, cilantro y limá, chicha morada, naranja y canela, etc.
restaurante paru
Cierran carta con unos postres fusión de escándalo que van desde el Suspiro Limeño (con una reducción de leche evaporada y leche condensada) hasta el Alfajor cremoso (de chocolate con helado de lúcuma y dulce de leche).
restaurante paru

Omakase, una experiencia gastro para un día especial

El menú del día tiene un precio de 12,90€ pero el precio medio de la carta ronda los 35€. Sin embargo, cuentan con una opción más que interesante para una ocasión especial. Se trata del Omakase, una propuesta en la que los comensales disfrutan de la mejor elección del chef, confiando plenamente en su criterio y en su capacidad para sorprender al comensal.
Dicha propuesta se puede reservar en la zona de barra (donde podrás ver en directo cómo cocina el sushiman) y tiene un precio de 75€ por persona. Incluye 15 pasos hechos al momento por el chef Julio Llaro y su equipo, vinos, cervezas, refrescos, 2 cócteles de pisco, café y postre.

RESTAURANTE PÁRU

Atocha, 49

https://www.instagram.com/paru.madrid/


gastronomia millennial

SI QUIERES DEVORAR TODOS LOS PLANES APÚNTATE AL NEWSLETTER