Madrid está llenito de arte urbano. Los barrios de Malasaña, Lavapiés (véase las intervenciones de calle Embajadores) y Conde Duque son los que más intervenciones artísticas acogen y las dos últimas zonas mencionadas, a su vez, son las que están más plagadas de citas del poeta Neorrabioso.

El tipo estudió periodismo y se imaginaba como reportero de guerra hasta que un día Iratxe llegó a su vida y empezó a escribir poemas de amor. Poco después murió su padre y cambió el amor por la política. Fue entonces, en 2008, cuando decidió mudarse a Madrid y empezó a inundar con sus textos las paredes y cubos de basura de la ciudad.

Neorrabioso

Alberto Basterretxea Martínez no solo nos regala textos de amor. La mayoría son escritos políticos y con mucha crítica social, ya que el objetivo de su obra es generar una reflexión al peatón que va andando y se encuentra con un texto poético. Por primera vez el ciudadano no busca la poesía sino que la poesía lo encuentra a él, quiera o no.

Neorrabioso

Por ese motivo… mama yo de mayor quiero ser Neorrabioso. Para mi, y para muchxs, es un gran ejemplo a seguir porque sabe que el arte urbano no es solo algo visual, es una herramienta de protesta, de revolución y sobre todo de reflexión.

Neorrabioso

Este joven -de espíritu idealista y pensamiento cartesiano- se centra en el poder del mensaje, ya que deja por escrito todas aquellas cosas que ya sabemos pero nadie se atreve a decir en alto.

Neorrabioso

Neorrabioso no es un artista callejero al uso y por eso me gusta, y por eso te doy las gracias.

Gracias a tus citas las calles de Madrid ya no son mudas.

Gracias por invitarnos a despertar, a pensar y, sobre todo, a vivir en voz alta.