Tras sesenta días
en casa
ayer volví a salir,
salí a las calles
a reencontrarme
con esas cuatro calles
a las que voy
cada vez que estoy
triste,
solo

he descubierto que
esas cuatro calles
siguen ahí,
no se han ido
ni siquiera han cambiado
siguen ahí
para mi
para ti
para los miedos
del que quiera

porque
aunque todo ha cambiado,
en el fondo,
nada ha cambiado
la ciudad sigue siendo ciudad
las calles siguen guardando tus penas
y tú sigues siendo tú
triste,
solo

poesia madrid

SI QUIERES DEVORAR TODOS LOS PLANES APÚNTATE AL NEWSLETTER