A lo largo del día pasamos una gran cantidad de horas conectados y, por tanto, frente a una pantalla.

Lo primero que hacemos al levantarnos es mirar el móvil. Sin embargo, el consumo de pantallas crece a lo largo del día, ya que usamos ordenador en las horas laborales y tablet y televisión en las horas de ocio en casa.

Esto supone una gran cantidad de horas diarias de exposición a las pantallas, cifra que mensualmente se multiplica.

La exposición continuada a las pantallas puede llegar a generar algunos problemas de salud visual como son la miopía, el insomnio, la sequedad ocular y la falta de concentración.

Dichos problemas son incluso más preocupantes durante los primeros años de vida.

Por ello, hace un tiempo Multiópticas lanzó su proyecto SCREEN POLLUTION. Con dicha iniciativa pretenden concienciarnos sobre la exposición excesiva a las pantallas y todos los problemas que pueden conllevar.

En su última acción se centran en los padres; por ser una parte de la población que muestra una gran preocupación sobre el tiempo que sus hijos dedican a las pantallas.

Sin embargo, pese a dicha preocupación, 3 de cada 10 padres compran a sus hijos un dispositivo con pantallas (tablet, móvil, consola, etc) antes de los 4 años.

Para concienciar sobre las enfermedades oculares, Multiópticas ha creado una marca ficticia ‘SP Future’ que vende tres productos de mobiliario infantil ficticios que supuestamente facilitan la vida de los padres y sus hijos.

Los objetos en cuestión son: una cuna, una trona y un caballito con pantallas integradas.

screen pollution

Sin duda, es una forma original de hacernos reflexionar sobre el uso que le damos a estos productos a la par que fomentan el uso responsable de las pantallas.

A continuación, puedes ver la campaña.

El uso de pantallas, siempre con responsabilidad

Como persona que pasa prácticamente todo el día conectado y, por tanto, en contacto directo con las pantallas del móvil y el ordenador, cada vez muestro más preocupación sobre el tema. De hecho, ya tengo una edad y la vista, a veces, pasa factura.

La realidad es que últimamente estoy más expuesto que nunca a la pantalla de la cámara de fotos, y a la del móvil. Ya que, salir a recorrer la ciudad y capturar las obras de mis artistas callejeros favoritos, es una de mis aficiones favoritas. Os dejo algunos de ellos:

Yipi Yipi Yeah, las señales de tráfico más originales

Neorrabioso, poesía (en cubos de basura) que invita a pensar

El rey de la ruina, el corazón más famoso de Madrid

uso de movil

Desde luego en profesiones como la mía es imposible no utilizar pantallas, pero sí está en nuestras manos un uso responsable de las mismas.

Así que, tendré que seguir expuesto a las pantallas pero intentando ser más responsable para que a largo plazo no afecte tanto a mi salud visual.

Además, para reducir los efectos nocivos para la salud ocular estoy siguiendo algunas de las recomendaciones de Catedrático Manuel Díaz Llopis: crear un plan personal de uso digital, utilizar lubricante ocular, hacer descansos frecuentes levantando la mirada de la pantalla, parpadear voluntariamente con frecuencia, etc.

Con estos tips y un poco más de responsabilidad individual, seguro que nuestra salud ocular nos lo agradece con el tiempo.