El barrio de los literatos y de las musas es -por numerosos motivos- uno de los barrios con más encanto de la ciudad. Cabe destacar su impresionante ubicación a un paso de la Puerta del Sol, pero con la tranquilidad y la paz de un barrio muy barrio (para ser centro de Madrid). Otro motivo son sus calles llenas de secretos, historias y paraísos culturales como las casas de Cervantes o el Caixa Forum, un interesante museo que ocupa la sede de la antigua Central Eléctrica del Mediodía. Finalmente, el Barrio de Las Letras es objeto de deseo por despuntar en cuanto a sus propuestas gastronómicas, cada día más y mejores. Además, muchos hablan de este barrio como la meca de la coctelería madrileña.

Dónde comer en el Barrio de Las Letras

Las Letras es un barrio de tabernas, de tabernas con esencia. Si te mola el rollo, hay dos con un encanto especial. ¿La primera? La Revoltosa (Prado, 4), un restaurante que tras petarlo en Chueca abre nueva sede a un paso de la Plaza Santa Ana. Aquí apuestan por reinventar los platos de toda la vida -como los huevos rotos con jamón o los calamares a la andaluza- y por la materia prima de primera -como el chuletón de raza Tudanca madurada 30 días-. La segunda recomendación se encuentra en la otra punta del barrio, pero el camino hasta Vermú (Jesús, 6) merece la pena. Se trata de una taberna clásica madrileña ambientada con neones neoyorkinos. Un lugar ideal para cañerar y, por supuesto, para tomar el vermú junto a unas tapas y raciones clásicas tipo patatas bravas, callos o gildas.

restaurantes barrio de las letras

Elegir sitio para cañear con los amigos es un arte, un arte solo apto para foodies de pura cepa. Apunta Alimentación Quiroga (Huertas, 19), una tienda de alimentación que lleva en pie desde 1958 ofreciendo sus productos tanto para llevar como para consumir en el propio local, brindando así una experiencia única al cliente. Productazo de nivel como mojama de atún con almendras fritas saladas, corazones de alcachofas con bacalao ahumado, tostas y tablas de embutidos, entre otros. Si eres de cañear en pleno asfalto… a unos pasos encontrarás La Gustava (Huertas, 20), un pequeño esquinazo que cuenta con una terraza en la plaza de Matute. En este discreto local podrás acompañar tus cañas con tapeo tradicional y producto de una gran calidad (como los boquerones en vinagre, croquetas de jamón o la ensaladilla rusa).

El barrio de las Letras es el hogar del Grupo Triciclo. Javier Goya, Javier Mayor y David Alfonso son los creadores de TriCiclo (Santa María, 28), un restaurante en el que ponen la alta gastronomía al alcance de cualquiera. Poco después llegó su hermano pequeño; Tándem (Santa María, 39) donde apuestan por la comida fresca y fácil a través de platos para compartir, ensaladas, sándwiches y guisos. Si prefieres taberneo del bueno, te guaran sitio en Taberna La Elisa (Santa María, 42), un bar cañí en el que cocinan comida castellana con aires de alta gastronomía madrileña. El último en llegar a la familia ha sido SUA by TriCiclo (Moratín, 22), un restaurante en el que también apuestan por la alta gastronomía, las carnes premium, la cocina de mercado y la cocina fusión.

mejores restaurantes barrio de las letras

En Huertas también hay hueco para la fast food de calidad. Si te hace una hamburguesa de estilo venezolana opta por Goiko Grill (Prado, 15), la famosa hamburguesería que ha conseguido revolucionar España con su Kevin Bacon y El Tequeñon. Si buscas algo más low cost, Don Oso (Cruz, 26) es tu sitio. Se trata de una hamburguesería de batalla mítica de Moncloa que ahora llega al centro de Madrid con unos precios muy (MUY) populares. A medio camino está Skyline Diner (Jesús, 14), un auténtico diner americano donde elaboran sus hamburguesas a diario con carnes de primera calidad. Si quieres descubrir más burgers imprescindibles de la city, echa un vistazo aquí.

restaurantes barrio de las letras

Si en el duelo burgers vs pizzas ganan las pizzas… Apunta Brew Wild Pizza Bar (Echegaray, 23), una pequeña pizzería siciliana -pizzas que fermentan durante 48h para que sean ligeras- donde destacan sus cervezas artesanas de todo el mundo. La idea nace de la mano del intagramer Carlos Álvarez, los cerveceros de La Quince Brewery, la tienda de cervezas Labirratorium y un chef siciliano que da vida a una carta sencilla, pero con alma. Desde tablas de quesos o cecina hasta una docena de pizzas como la Margherita o la 4 fromaggi. Si eres pizzalover, visita la guía definitiva de la ciudad aquí.

Los sitios mono-producto han llegado al barrio para quedarse, ¡y menos mal! La última incorporación ha sido Pez Tortilla (Espoz y Mina, 13) un bar especializado en cerveza artesana, croquetas y tortillas de patatas poco cuajadas que son puro placer. Si te ha llamado la idea de las croquetas visita Solo de croquetas (Echegaray, 5), un pequeño bar en el que vas a encontrar precisamente eso, solo 25 croquetas artesanas con sabores totalmente diferentes (de carne, pescado, verduras, queso y dulces). Si prefieres croquetas japonesas -más conocidas como takoyaki- en Balón Tokio (Echegaray, 29) te están esperando. Si te va más la comida convencional con gran mira sobre la calidad del producto ficha El Economato (Echegaray, 16), una taberna en la que todos sus platos parten de las conservas.

restaurantes barrio de las letras

Las Letras, un barrio muy dulce

Uno de los secretos mejor guardados del barrio es Motteau (San Pedro, 9), la pastelería de autor de Juan Manuel D’Alessandro. En el obrador a la vista prepara creaciones dulces de la repostería francesa -como las tartaletas individuales de chocolate y almendras o la de frutos secos y frambuesa- y americana -como la tarta de zanahoria, el cheesecake, el brownie-. Su postre estrella es el lemon pie, una tartaleta de limón y merengue muy sabrosa.

A este barrio no le falta arte pastelera. En su máximo apogeo está la Pastelería Creativa de Javier Ramos (Moratín, 39), un pastelero que apuesta por la alta pastelería moderna con una clara inspiración francesa, desde éclairs hasta bollería original de mantequilla. En su vitrina te esperan pasteles como el bosque encantado, el cuento rosa o la cereza. Solo con el nombre ya seducen, ¿verdad?

mejores restaurantes barrio de las letras

¿Amante del buen café? En ACID Café (Verónica, 9) van de lleno por el café de especialidad que acompañan de repostería casera y propuestas sanas como la ensalada tailandesa, el sable vegano de tahini o el paté de caballa ahumada. En resumen, una carta pro-vegan que es toda una declaración de intenciones by Marion May Kitchen.

La repostería más top y el ambiente más chic conjugan a la perfección en La Prima Lejana (Lope de Vega, 7), una cafetería colorida conocida por maridar tartas artesanas con Gin Tonic, vermú y limonadas de sabores (sandía y meta, piña y jengibre, etc). Aquí huele a súper tarde con los colegas.

mejores restaurantes barrio de las letras

La meca de la coctelería de Madrid

El Barrio de Las Letras siempre ha tenido fama de nocturno y, sin duda, lo es. Por eso son muchas las coctelerías que han llegado para quedarse. Oro líquido te espera en Salmón Guru (Echegaray, 21), una coctelería creativa que está en el TOP 50 de la lista The World’s 50 Best Bars. Al frente de esta espectacular coctelería se encuentran Diego Cabrera, Ricardo García, Adrián Sehob y Alejandro Cabrera. Súper recomendable el Yellow Chili a base de whisky macerado y el Old School Funny, un negroni reinventado. El rollo underground, los neones y las exuberantes presentaciones de sus cocteles no te dejarán indiferente.

mejores restaurantes barrio de las letras

Holy Mary Cocktail Bar (Nuñez de Arce, 11) es una coctelería de autor con un halo de espiritualidad, algo que refleja muy bien en su claim <<coctail bar with good spirit>>. Buena parte de sus cócteles se elaboran con ingredientes exclusivamente naturales y a base de bebidas espirituosas Premium como mezcal, frutas, espumas y jarabes realizados artesanalmente. El jefe de barra, Pedro Jaén, prepara macerados, bitters y ginger beers propios.

Si pasas por la puerta de Viva Madrid (Manuel Fernández y González, 7) pensarás que es una taberna caní reconvertida, pero realmente es una de las coctelerías del momento. También es de Diego Cabrera y ocupa un local que aúna la elegancia de los años veinte con la energía e irrelevancia de los intensos ochenta. Algo que no solo funciona en la estética del local, también en la carta de cócteles compuesta por 40 opciones diferentes, donde hay recetas clásicas y un apartado de medias combinaciones.

mejores restaurantes barrio de las letras

Sin duda, cada día que pasa -el Barrio de Las Letras- se reconvierte a barrio para foodies experimentados.

gastronomia millennial

SI QUIERES DEVORAR TODOS LOS PLANES APÚNTATE AL NEWSLETTER