Hablar de Ana Jaren es hablar de talento, de ganas de comerse el mundo y de superación.

Esta sevillana de nacimiento llegó a Madrid en 2009 para comenzar unas prácticas en un despacho de comunicación de moda, es decir, por trabajo -como la mayoría de madrileños adoptivos-.

Dichas prácticas se convirtieron en trabajo y Jaren hizo de Madrid su nueva casa.

Sin embargo, 4 años después marcha al extranjero durante 5 años. Y fue en 2017 cuando vuelve a la capital para quedarse.

Es aquí, y ahora, cuando Ana Jaren nos adentra en su peculiar universo lleno de matices y colores.

Las obras de esta ilustradora esconden el encanto de las pequeñas cosas del día a día, de la vida cotidiana y de todos esos momentos bellos que, a veces, pasan completamente desapercibidos.

Las casas y las calles de Madrid son escenarios recurrentes en sus piezas.

ana jaren

Para Jaren «Madrid es la CIUDAD, es mi casa» y es que Madrid tiene eso, la capacidad de acoger a cualquier persona.

Además, es una ciudad en la que «puede pasar de todo» cuenta la ilustradora.

Para ella Madrid es grande y chica a la vez «Dependiendo del barrio o de la zona, puede parecer que estas en un pueblo. Me resulta maravilloso ver las diferentes personalidades que tiene una misma ciudad y eso para mí la hace muy especial.»

ilustradora Ana Jaren

El bar favorito de Ana Jaren: La Ardosa

Si hay un bar que está haciendo historia en Madrid ese es La Ardosa (Colón, 13), situado en la intersección entre la Corredera Baja de San Pablo y la Alta.

Aunque La Ardosa abrió sus puertas en 1870, sigue siendo uno de los locales más vivos de la ciudad.

Esta taberna es un templo para amantes del vermú y de la cerveza de importación.

Además, su tortilla de patatas -también conocida como la tortilla llorona- arrasa por medio mundo.

De hecho, tiene varios premios en el Campeonato de España de Tortilla de Patatas y está protegida por la prensa especializada.

Si esto te parece poco, este mágico local de Malasaña fue declarado Bien de Interés Cultural de la Comunidad de Madrid.

Con tanta fama, es lógico que sea sitio de culto para muchos de los artistas que residen en el barrio.

Como es el caso de Ana Jaren, que tiene grandes recuerdos en este bar durante su etapa de residencia en Chueca «íbamos mucho por allí a tomarnos un aperitivo. Es una taberna con un sabor añejo que a mí me encanta» confiesa la ilustradora.

la ardosa

Fiaschetteria La Saletta, el restaurante favorito de la ilustradora

Una de las cosas que hace de Madrid una ciudad mágica, es la capacidad de acoger cualquier restaurante en cualquier rincón que ni siquiera habías imaginado.

Es el caso de Fiaschetteria La Saletta (Santa Isabel, 5), un restaurante italiano que se encuentra en el Mercado de Antón Martín.

Este mercado es uno de los más top de la ciudad, ya que acoge algunas de las propuestas gastro más aclamadas (véase Yokaloka o Asian Army).

Lo cierto es que este restaurante no tiene mucha prensa, pero tampoco la necesita.

Su propuesta radica en la autenticidad; ya que es un restaurante italiano dirigido por italianos en el que sirven auténtica comida italiana.

Ana nos cuenta que «La comida es buenísima y la ubicación en el mercado lo hace un sitio especial». 

Visita obligada si quieres comer una pizza casera con ingredientes italianos, un plato de pasta fresca o una porchetta tronchetto típica del centro de Italia.

Fiaschetteria La Saletta

Las Salesas, el mejor barrio según Jaren

El distrito centro de Madrid aguarda grandes joyas visuales.

Una de ellas es Las Salesas, también conocida como la milla de oro de la ciudad por su glamour, su arquitectura decimonónica, sus boutiques y sus restaurantes.

Una de sus calles estrella es Fernando VI que, antiguamente, se llamaba la calle de las Flores.

En dicha calle se localizan algunos de los rincones más exquisitos de la ciudad; desde la floristería Margarita se llama mi amor hasta la pastelería de autor La Duquesita.

La ilustradora nos chiva que es su lugar favorito de Madrid «me encanta esa zona tanto por su arquitectura como por las tiendas que hay. Para mí es una gozada pasear por allí, la luz es increíble.»

Además, es una zona de culto gastro gracias a algunas de sus propuestas muy arriesgadas -véase MEAT, DSTAgE, Mad Grill, Bocadillo de Jamón y Champán, Panod, entre otros-.

ana jaren

El Madrid de Ana Jarén fusiona esa esencia moderna (Las Salesas) y castiza (La Ardosa) que tanto nos gusta a los falsos gatos que habitamos en la ciudad.

 

[themoneytizer id=»26852-16″]

 

SI QUIERES DEVORAR TODOS LOS PLANES APÚNTATE AL NEWSLETTER