De Carabanchel al mundo. Esa es la premisa con la que Alejandra Martínez de Miguel es hoy quién es; una persona cercana y sencilla pero con grandes pretensiones -la de alzar su voz al mundo-.

Esta madrileña lleva toda su vida en Marqués de Vadillo. Para ella «mi barrio siempre ha sido lo más, aunque cuando de pequeña contaba donde vivía nadie conocía mi parada de Metro. Tenía que decir: en frente de Pirámides, al lado de Usera, Legazpi… desde mi casa se ve el Calderón.»

Pero las cosas han cambiado y ahora es raro el que no conoce algunas de las maravillas que esconde este barrio; típico de San Isidro y de caminata de domingo por el Madrid Río.

El motivo por el que conozcas a Alejandra Martínez de Miguel -ya sea por su viral poema feminista hecho con canciones machistas, por su libro Báilatelo Sola o por habértela cruzado en algún Poetry Slam- da igual.

Alejandra Martínez de Miguel

Lo importante es que la artista está muy unida a Madrid, a su cultura y a su gente.

«Madrid es hogar para mi. Pero a la vez es como ir de vacaciones, siempre descubro algo nuevo entre sus calles. No deja de sorprenderme y de arroparme» confiesa la artista.

Y tiene toda la razón del mundo, porque Madrid es tanto que incluso llega a ser desconocido para los que llevan en la ciudad toda la vida.

El Madrid de Alejandra «está lleno de flores, de señoras mayores yendo al mercado, de terrazas con cerveza fría, de esquivar gente por el centro, de noches largas, de poesía, música y de ir con prisas para elegir después, caminar despacio de vuelta a casa. Madrid es mi ciudad favorita sin mar».

El Madrid favorito de la escritora brota vida cada lunes a las 9 de la mañana «Como autónoma que soy puedo permitirme un lunes salir a pasear a esas horas o a veces me pilla de camino a alguna reunión. Observar cómo despiertan los barrios, abren los negocios, van a por el pan las personas mayores, van los pequeños al colegio… parecerá una tontería, pero me encanta ver a la gente iniciar sus rutinas en la ciudad. Me pone contenta, me gusta imaginar sus vidas cuando les miro en el autobús.»

«Creo que lo que más me gusta de Madrid es su gente» y a muchos/as, sin duda, también.

Alejandra Martínez de Miguel

El bar favorito de Alejandra Martínez de Miguel: Denay

Dicen que la vida de barrio es la vida mejor, y Alejandra confirma.

No necesita un centro de Madrid ni un bar cool instagrameable para rozar eso que llaman felicidad.

Solo necesita cerve con amigos y su bar de barrio de toda la vida.

Ese súper bar es Denay (Av del Manzanares, 176). Según nos cuenta la escritora «tiene una terraza que da a Madrid Río y su dueña, Nay, es la mejor. Es donde llevo celebrando todos mis cumpleaños desde hace cinco años.»

Denay es un coffee bar de lo más eléctico y molón de su barrio. Afirma que «es una de las mejores cosas que le ha pasado al barrio».

A este bar se va con amigos, a desconectar con cerveza artesana en mano, o con uno de sus cócteles y zumos.

Uno de esos bares acogedores que hace de Madrid, Madrid.

Denay coffee bar

Bebola, el restaurante que lo peta en Rivas-Vaciamadrid

Si quieres conocer el restaurante favorito de esta artista de las letras, tendrás que alejarte de Madrid Central.

Su restaurante de cabecera es Bebola (Av. Angel Saavedra, 1), una de las apuestas gastronómicas más innovadoras y celebradas de Rivas-Vaciamadrid.

Ciudad que descubrió hace tres años «porque allí viven dos personas muy importantes para mí, mi amiga Sara y mi novio Pablo».

Tras el restaurante favorito de Alejandra se encuentra Jesús Labrador, chef de este restaurante de cocina mediterránea y de temporada en el que hay cabida a nuevas técnicas y culturas gastronómicas.

«Bébola es el primer restaurante donde cené en Rivas y desde entonces no he parado de ir. Su carta es un maravilla, todo está bueno. En especial: Canelón de rabo de toro con bechamel ligera, Gyozas de pollo y verduritas con mayo de kimchi y Finger de pollo flake. Antes tenían una croquetas de gorgonzola y coulis de pera que estaban increíbles pero las han quitado y desde aquí exijo su vuelta. En fin, que está todo increíble. Lo camareros son majísimos, ponen aperitivos con la cerveza, la relación calidad-precio es inigualable y tienen terraza en verano» nos cuenta Alejandra.

bebola rivas

La plaza de Callao, el lugar favorito de Alejandra Martínez de Miguel

Desde Rivas-Vaciamadrid hasta el bullicioso centro de Madrid.

La Plaza de Callao es una de las plazas más transitadas de la ciudad. Es punto de encuentro, epicentro de las compras fashionistas y el lugar perfecto para contemplar algunos edificios legendarios; como los Cines Callao o el Palacio de la Prensa.

Es el lugar de Alejandra Martínez de Miguel porque «es el punto de encuentro cuando quedo con Eli, Barbi, Jose Luis o Alexandra. Son cuatro de mis mejores amigos, ellos viven por el centro y la mayoría de veces que quedamos es ahí. Me encanta ese momento de salir de la escaleras del Metro y encontrarnos (cuando esto acabe lo haré con más ganas que nunca). También me gusta porque cerca están mis cines y librerías favoritas, además de los bares donde hemos crecido juntos».

Aunque lleno de turistas Callao es, para los madrileños, zona de quedada «desde que soy adolescente recuerdo quedar en Callao. Cuando veo a turistas haciéndose fotos en su cruce con Gran vía, o con el cartel de Schweppes de fondo me siento muy afortunada de poder pasar por ahí por lo menos una vez a la semana».

plaza de callao

El Madrid de Alejandra Martínez de Miguel es sencillo, incluso cotidiano. Es el Madrid de barrio pero también es el Madrid del futuro, la esencia que necesitamos recuperar.

[themoneytizer id=»26852-16″]

 

SI QUIERES DEVORAR TODOS LOS PLANES APÚNTATE AL NEWSLETTER