El barrio de las Letras se está convirtiendo en meca para los cocteleros gracias a la llegada de garitos como Holy Mary Cocktail Bar, Salmón Gurú, Viva Madrid o Decandente (Manuel Fernández y González, 10). Este último parece un simple restaurante de aires tenebrosos, pero en realidad es un garito informal con coctelería clandestina en la que mover las caderas hasta altas horas de la madrugada.

Los combinados de Óscar de Molina, Head Bartender, cobran vida en el sótano de Decadente. ¿El espacio? Una cava de ladrillo visto donde se conjugan cócteles de autor con una puesta de escena muy innovadora. Destacan el BOOK (Bourbon, oporto, zumo de limón y arándanos) y el MYO (ginebra, limón, crema de coco, chili rojo y cilantro), entre otros.

Pero Decante no es una coctelería al uso. De hecho, ni siquiera es solo una coctelería. Estamos ante un espacio dinámico con restaurante aparentemente clásico al fondo (que no te engañen las primeras impresiones) y una gran barra de estilo vintage en la que conversar y picotear con calma a cualquier hora del día. Sí, es un local all day dinning cuya cocina permanece abierta hasta la madrugada, ideal para foodies nocturnos.

decadente restaurante

Decadente queda descartado como sitio de postín y de postureo. De hecho, Decadente es un restaurante de apúa que apuesta por platos aparentemente con pocas pretensiones pero que son muy resultones. Muestra de ello es la gran materia prima que utilizan en cada elaboración, ya que trabajan con proveedores de nivelón como Bálfegó (atún rojo) o Doscarlux (carne de vacuno). Álex Bellster -chef que ha trabajado con Juan Pozuelo o Alberto Chicote, entre otros- es el encargado de hacer magia en cada bocado.

decadente restaurante

Un restaurante para comer muy bien

Para empezar, apuestan por unas raciones para compartir como las croquetas de carabinero, la tabla de quesos (con 5 variedades de queso, frutos secos, y confituras), el trío de hummus con sus crudités y pan árabe o los torreznos con su corteza, entre otros.

En su sección ‘Pastas, ensaladas y algo más’ se preparan platos como el poké de atún rojo de Balfegó, la sopa de cebolla gratinada, la parrillada de verduras con parmesano y romesco, la lasaña de bogavante con bechamel de puerros y champán Veuve Clicquot o la fideuà rossetjada con chipirones y gambas.

decadente restaurante

Para continuar, platos principales de la talla del T-bone de vaca gallega, el lomo bajo de rubia gallega, la costilla de vaca con sus tacos, o el lomo de atún rojo teriyaki sobre falso risotto con verduras.

decadente restaurante

Para terminar, postres de siempre con toques muy de ahora. Buen ejemplo de ello es el Banana Split, las fresas con chocolate, la crema de mango y mascarpone con crujiente y chocolate y la jugosa tarta de queso de la casa.

decadente restaurante

decadente restaurante

Decante es todo lo que hemos dicho y mucho más. Es un restaurante en el que comer a cualquier hora del día, pero también es un bar informal para media tarde y una coctelería clandestina para fieras de la noche. Sin duda, Decandente lo tiene todo para ser place to be del barrio.

Decadente, un espacio a la altura del nombre

El conocido restaurador Marco Martínez (Buns and Bones, Terraza Atenas, etc) ha sido el encargado de la efectista decoración de aires neoyorkinos: vigas de madera, ladrillo visto, suelo de mosaicos verjas doradas, flores y ramas marchitas, y un piano -casi- abandonado.

decadente restaurante

En el local convive la elegancia de la puesta en escena con la inspiración bohemia. Incluso en el baño, toda una alegoría a la decadencia humana. Si te fijas en la puerta de los aseos verás la versión más ‘decadente’ de grandes nombres de la historia (Marylin, Che Guevara, etc).

Decantente sí, pero no dejado. No confundirse.

decadente restaurante

decadente restaurante

DECADENTE

Manuel Fernández y González, 10

https://www.instagram.com/decadentemadrid/


SI QUIERES DEVORAR TODOS LOS PLANES APÚNTATE AL NEWSLETTER