Mientras asoma el nuevo año tengo en mente más retos y objetivos pero sin perder de vista la reflexión, porque 2017 ha sido un año lleno de desamor. Un año en el que una gran historia me ha hecho sentir muy pequeño e indefenso porque, por primera vez en mi vida, 253km no han supuesto distancia ni tiempo. Y eso supone y dice mucho.

Enamorarse de la persona equivocada está a la orden del día, pero lo bonito del amor es saber cómo rehacerse, es empezar de cero sin miedos ni limitaciones. Y eso es precisamente lo que he tratado de hacer durante estos últimos meses de mi vida en los que me he dado cuenta que no merece la pena sufrir por desamor, que lo realmente importante es quedarse con los buenos momentos que han dejado todas las personas que han pasado por tus planes, por tu corazón, y por tu cama.

Aunque no soy para nada partidario del dicho de un clavo saca otro clavo, la vida continúa y de nada sirve pensar constantemente en el pasado. Por eso, hace unos meses decidí pasarme al lado del ligoteo online con Badoo, porque es la vía más sencilla para conocer gente cuando cuentas con poco tiempo. Puedes hablar con gente que está cerca de ti, hacer matches para ver quien está interesado en conocerte o incluso buscar clones de las personas que quieras, ¡y sin moverte de casa!

Sí, ligar se liga y mucho. La cuestión es encontrar el amor entre tantas personas reclamándolo. Pero digo yo que siendo Badoo la dating app más grande del mundo, con más de 360 millones de usuarios, alguien tiene que haber que encaje conmigo. Pero encontrar el amor es casi tan complicado como dar con la aguja del pajar.

Durante estas primeras semanas chateando me ha pasado de todo: desde pedirme una cita en menos de un minuto hasta gente que solo va a lo que va. Por suerte, la mayoría de las veces he dado con mucha gente que se expone a tajo abierto a conocerte, personas idealmente perfectas para compartir contigo manta durante el invierno, y toalla en los meses de verano.

Lo cierto es que hasta la fecha, en Badoo no he encontrado una persona capaz de robarme el corazón, pero sí he dado con gente que me ha enseñado y me ha hecho ver el mundo de otra manera, porque no nos engañemos… en la vida no todo es el amor.

Me remonto a las 19h de un martes cualquiera, los nervios a flor de piel y un café sobre la mesa de una de las cafeterías más cuquis de Malasaña. Las cosas no parecen empezar bien porque mi cita lleva retraso. Aunque tarde, llega y, aunque en esto del amor no saltaron fuegos artificiales en nuestro estomago, agradezco cada una de sus palabras porque ha sido, sin duda alguna, una de las conversaciones más interesantes que he tenido jamás. ¿Cómo una persona que no conoces de nada te puede ayudar tanto a relativizar la forma de vivir?

¿Qué te han roto el corazón? No te queda otra que levantarte y continuar.

¿Qué has discutido con tu mejor amigo? Reflexiona sobre si tú también tienes parte de culpa, y pide disculpas si es necesario.

¿Qué te echan un piropo? No seas maleducado, y da la gracias.

¿Qué te has equivocado en el trabajo? Asume parte de tu responsabilidad.

En esto de las redes no siempre se trata de encontrar el amor, no podemos olvidar que tras cada perfil hay un corazón dispuesto a entregarte desde un beso hasta una gran amistad. Nunca se sabe.

badoo

Porque sí.

Porque deseo volver a amar con solo una mirada.

Porque en Badoo estoy en el camino correcto.

Porque el desamor, siempre genera amor.

Porque 2018 llega pisando fuerte.